¡Me amo!

¡Me amo! Utsere creía que la vida giraba en torno a otra persona. Un día esa otra persona se fue, y Utsere pensó que el mundo se derrumbó. Sin embargo, la vida no terminó ahí, fue justo en ese momento donde comenzó. Entendió que Dios te saca del lado a quien no suma, y todo sucede para que te muevas en propósito. La vida cambió para bien, Dios no quitó, Dios liberó. Utsere sabe que es libre para decir te amo, pero más importante, aprendió a decir, ¡Me amo! #siganmelosbuenos

Advertisements