#Sigue

Una mujer llamada Yohut que temía a fallar vivía encerrada sin hacer nada. Como no hacia nada, alcanzaba nada y triunfaba en nada. Hasta que un día como hoy su corazón latió con fuerza y el sueño de su corazón se hizo más fuerte que ella. Así que salió a caminar, y mientras lo hacia quizás tropezaba, se levantaba, seguia, y siempre avanzaba. Yohut etendió que para crecer y seguir hay que moverse. También aprendió que hay triunfos o aprendizaje, jamás derrotas. Es tiempo de hacer, enfocados en el objetivo. Si Dios lo permite es con un propósito. ¡Sigue! Hasta los planetas chocan y del caos nacen las estrellas. #SíganmelosBuemos

Advertisements