¡Florece!

Dios plantó una semilla. El agua producto de su creación tocó el grano y de ella brotó vida. Con las experiencias echo raíces en tierra hacia abajo, en un proceso oscuro y confuso, cada vez más hacia abajo. De repente todo cambió y entre la tierra surgió el tallo y las hojas. Una luz fuerte del cielo llamaba la atención de la planta. Ésta tomó una buena elección, y de la tierra se levantó y siguió la luz, hacia lo alto. Rápido entendió que así es la vida, aunque caigamos en lo profundo, no es el fin, es el comienzo de un proceso necesario para que te pongas de pies y crezcas hacia las alturas. Entre más profunda sean las raíces de una planta más grande y fuerte crecerá. Ahora que la planta entendió el proceso se convirtió en una hermosa y brillante flor que Dios decoró con los mejores colores y detalles. No te aferres al proceso, amárrate al propósito. Sal de la tierra ahora, crece y florece. ¡Feliz Semana Internacional de la Mujer! ⚘ #SíganmelosBuenos 💛🤓🦁

Advertisements