¡Hay tanto por hacer!

Un día como hoy, una mujer llamada Anieryos se acostó con temor a la depresión, al desempleo, a la enfermedad, a la soledad, cansada y con ganas de tirar la toalla. Sin embargo, al levantarse, abre los ojos siente como su corazón late, y como el oxigeno llena su cuerpo y recobra nuevas fuerzas. De repente lee y escucha una voz interior que le dice, Yo te levanto a ti y conmigo tu levantarás a tu familia y tu casa. Serás ejemplo de las grandes cosas que Dios hace. Vas a otro nivel, esto apenas comienza. Tus ojos verán milagros. Levantate y camina ahora, ¡hay tanto por hacer! #SiganmelosBuenos 💛❤🦁🤓

Advertisements